Buenas prácticas

Para un bronceado sublimado
 

 

Todos los protectores deben aplicarse antes de la exposición al sol. Protegen la piel durante un periodo limitado y su objetivo no es prolongar el tiempo de exposición al sol. Es importante renovar frecuentemente la aplicación para mantener la protección, sobre todo después de transpirar, bañarse o secarse.

 

 

Aplique el producto de protección solar antes de la exposición al sol. Para respetar el nivel de protección indicado por el factor de protección solar, es necesario aplicar una capa de 2mg/cm2 de piel, lo que corresponde a unos 36 gramos de crema solar para el cuerpo de un adulto (6 cucharaditas de café llenas).

 

No tome el sol en las horas de más calor, es decir, de 11:00 a 16:00.

 

Protéjase con prendas de ropa (sombrero de ala ancha, camiseta, gafas de sol, etc.).

 

Evite la exposición directa al sol de los bebés y los niños de corta edad.

 
 

La exposición excesiva al sol es una amenaza seria para la salud.
No permanezca mucho tiempo al sol aunque utilice un producto de protección solar.